Historias

Polonia

Polonia

Extraño las montañas. En estas últimas semanas maneje muchos kilómetros y, aunque tenían su encanto, eran demasiado monótonos. Desde Noruega que no disfruto tanto viajar, pero por suerte, el clima mejoró y hace varios días que no llueve. De ahora en más, tengo que organizarme dependiendo de la ruta que vaya a seguir.

Las alternativas son dos: Medio Oriente, a través de Turquía e Irán, o África. La segunda opción, en principio, parece más aventurera. Pero también más complicada. Para la primera, necesito tramitar la Visa de Irán, Pakistán, India, Myanmar…

Para África, el problema no son las Visas, sino de qué manera cruzo la moto de continente. Y, una vez allí, ¿África oriental u occidental? En fin. Tengo que comenzar a definir como sigo, porque de ello dependerá mi ruta por el resto de Europa.

En principio, Polonia. Primera ciudad, Varsovia, Capital del país. Llego con hospedaje reservado. El hostel queda un poco retirado del centro, pero con estacionamiento privado. El barrio se llama Praga. Y el tranvía pasa justo por el frente. Yo camino, como siempre.

Polonia-Varsovia - 029

Varsovia

Puedo ir hasta la embajada de Pakistan y comenzar los trámites consulares. Camino casi 3 horas hasta llegar. Paso por una avenida donde se encuentran la mayoría de las embajadas, pero no la que estoy buscando. La de Pakistan ocupa un modesto 4to piso en un edificio alejado de las demás. Llevo pasaporte, papeles de la moto, y la mejor predisposición para quedarme esperando lo que corresponda. Todo mi entusiasmo se termina en menos de un minuto. Me informan que es imposible sacar la Visa en otro país que no sea el de mi residencia habitual. Un problema menos, ya que no tiene solución práctica. Está totalmente descartado un viaje a Buenos Aires,  al menos por ahora. Deberé buscar otro camino. Aprovecho la larga caminata de vuelta al hostel para acomodar un poco las ideas. No puedo, son demasiadas y estoy cansado.

Uno de los compañeros de habitación es un japonés de 25 años. Como todos los japoneses que conocí, es simpático y muy educado. Renunció al trabajo, no para viajar, sino porque tenía un nivel de estrés tal, que comenzaba a afectar demasiado su salud. El viaje lo hace para tratar de relajarse y volver a disfrutar la vida. De profesión Ingeniero, me cuenta como fue su rutina durante los últimos dos años. Trabajar más de 14 horas diarias, 6 días a la semana. Dormir en la oficina (para lo cual improvisaron una pequeña habitación con baño) y tratar de cumplir objetivos imposibles. Recién se dio cuenta cuanto lo afectaba, cuando perdió casi todo el cabello, y tuvo un grave accidente automovilístico (chocó dormido). Lo más triste, me repite, es que no sólo él sufre esta presión laborar, sino que en Japón, es cultural.

A la mañana siguiente, camino otra vez al centro. Esta vez, voy a encontrarme con una guía que me llevará, junto a un grupo, a recorrer los puntos más importantes de la ciudad. Me entero que Praga, el barrio en el que me estoy hospedando, es inseguro. ¿Inseguro? A mi no me pareció, en absoluto. Tal vez le quedó esa fama. Y como toda fama, es difícil de cambiar.

Todo el centro histórico se ve demasiado nuevo. La arquitectura es de estilo, pero la construcción tiene pocos años. Durante la Segunda Guerra, más de 80 por ciento de la ciudad quedó destruida. Y se volvió a construir en base a los dibujos de artistas. Ahora es Patrimonio de la Humanidad y ejemplo de reconstrucción. Los títulos son lindos, la historia, trágica

Centro histórico

Centro histórico

Antes de seguir a Praga -Capital de República Checa-, quiero pasar por Auschwitz. El campo de concentración es visita obligada.

No tengo palabras para describir la sensación que causa caminar entre esas paredes. Toda la visita es guiada, y muy bien explicada. Entramos a varios pabellones, y en cada uno hay muestras que tratan de hacer entender el horror que vivieron las millones de personas que pasaron por allí. Lleva la degradación humana a un nivel tal, que resulta incomprensible.

Entrada al campo de concentración. La leyenda dice: "El trabajo te hará libre"

Entrada al campo de concentración. El letrero dice: “El trabajo te hará libre”

Pero lo que más me conmovió, fue una foto. Retrata un par de chicos, tomados de la mano. Miran al fotógrafo, con cara de inocencia. Una leyenda sobre la foto delata el terror: “Hacia la muerte¨. Sin saber, caminan a la cámara de gas. Eso es Auschwitz. No fue un centro de detención, sino de exterminio.

Auschwitz

Auschwitz

Igual que en Normandía, no puedo evitar pensar que sienten los alemanes que recorren el lugar. Tampoco me animo a preguntarles.

Un par de horas más y llego a Breslavia. Aprovecho la mañana para recorrer la parte antigua antes de continuar viaje.

Breslavia

Breslavia, Polonia

Terminado el recorrido, sigo para República Checa. Tengo turno en un taller de Kosmonosy, cerca de Praga. La moto lleva recorridos más de 50 mil kilómetros en esta travesía, y cada par de meses le toca un servicio de mantenimiento. Por suerte, otro taller como la gente. Paso algunas horas allí, tomando mate, y sigo a la capital. Me doy cuenta que el paquete de yerba que conseguí en Varsovia está abierto. Raro.

Hace unos días, gracias a la gestión de Santiago Malo, de KTM Ecuador, me puse en contacto con Nicole Reidinger. Me confirmó un lugar para el tour de la fábrica en Mattighofen, Austria. Mi próximo destino.

Sólo tengo un día para llegar, y me quedo con ganas de pasar más tiempo en Praga.

A pocos kilómetros de llegar, encuentro un campamento y me instalo. A la mañana siguiente es la visita y no quiero llegar tarde.

A pocos kilómetros, encuentro un campamento y me instalo. La visita es a la mañana siguiente, y no quiero llegar tarde. El grupo es bastante heterogéneo. Gente de EEUU, Francia, Turquía. Solo yo voy en moto. Nicole nos lleva de recorrido y nos cuenta un poco la historia de la marca, mientras caminamos entre las líneas de ensamblaje. Todos tenemos preguntas, y ella pocas respuestas. Dos horas más tarde, finalizando la visita, nos invita a pasar y probar la nueva moto eléctrica. Recién estará a la venta en un mes, y es una experiencia que no me quiero perder.

KTM en Mattighofen, Austria

KTM en Mattighofen, Austria

Mis planes vuelven a cero. Una vez más, tengo que agarrar un mapa y pensar hacia dónde quiero seguir… Qué lindo es viajar así!

Ubicación en el Mapa

Comentarios a Esta Entrada
  1. Victor pereyra 28/09/2014 Responder

    martin
    Te acompaño en tu aventura compartiendo tus relatos, mirando tus fotos.
    Animo y mi admiracion!
    Anrazoooooo

  2. GUILLERMINA 29/09/2014 Responder

    Muy interesante todo. Feliz viaje.

  3. Lucia Chaves 29/09/2014 Responder

    Aqui si que conozco Martín! Un mes anduvimos por toda Polonia. Es muy hermosa , sobre todo Krakovia y Zakopane al sur, sobre los Cárpatos. Praga me encantó también. Fuimos en tren desde Krakovia. Qué lindo que es viajar no? Felicitaciones y Buen Viaje!

  4. Eduardo White 24/10/2014 Responder

    Martín!!!!
    Una alegría leerte amigo!
    Que bien la estás pasando y escribiendo!
    Genio!
    Abrazo grande,
    Edu W.

  5. El Chueco Gibson 27/10/2014 Responder

    Martín,
    De parte de toda la Camada 1972 del College te enviamos un muy grande Vestigia Nulla Retrosum. Aguante el Dragón. Abrazo

  6. Andres 09/11/2014 Responder

    Martin, es muy lindo re encontrarnos después del Colegio y a través de tu pagina. Impresionante lo tuyo! Hace el recorrido que te diga el corazón, lo demás no depende de vos. ALopez

Deja un comentario